Eso dicen y yo lo compruebo

Luna en La Carraca

Nunca había tenido una mascota, o al menos nunca me encariñé con algún animal.

De hecho hice un post de los motivos por los cuales no tenía una mascota.

Recuerdo que tuve un pez cebra, bueno tuve varios, siempre estaban panza arriba. Luego tuve un hamster al cual “adoraba”, se llamaba Mi Catira Bella (Sin juzgarme por favor) pero nunca lo toqué porque me daba asco y miedo (Shame on me), luego tuve una tortuga terrestre que se llamaba Nemo que tampoco me duró mucho, desapareció un día como si nada.

Ahora heme aquí, tengo 30 años (Una edad suficiente para ser papá) y desde hace 6 meses con una gata hermosa llamada Luna.

Luna a quien normalmente menciono como “La niña” llegó para quedarse y tiene los ojos más manipuladores que encontrarás en todo el mundo, y es lo más cercano a una nieta que le voy a dar a mi mamá, quien ya me pregunta por ella y dice que es bella (¿Quién lo diría?).

Luna es una gatita adoptada, pero ella no lo sabe aún, no estoy seguro si se dará cuenta cuando sea grande. Llegó a casa siendo una cachorra:

Y en sus tiempos libres le gusta:

    • Morder los tobillos de sus papás.
    • Dormir.
    • Comer.
    • Dormir.
    • Guiarte hasta donde está guardada su comida para que le sirvas un poco más.
    • Ronronear y pedir cariño, si y solo si ya comió y está de buen humor.
    • Clavar las uñas en los muebles.
    • Morder los tobillos de sus papás y de la visita.
    • Sentarse sobre el teclado, sobre el teléfono, el comedor, o en cualquier superficie NO diseñada para ella.
    • Repartir amor, compresión y ternura.
  • Morder.

Bien, esto no será un poema dedicado a la niña porque de ser así no tendría fin y me pondría muy meloso pero aprovecho para citar a Julio Cortázar:

Como se quiere a un gato,

Con su carácter y su independencia,

Sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo,

Dejarlo que se acerque cuando quiera,

Siendo feliz con su felicidad.

Solo quería mostrarles a mi Luna, que desde que llegó lo que ha hecho es robarse nuestra atención y hacer que nuestro mundo gire en torno a ella. Y si, eso está bien.

Seguiré compartiendo y aburriéndolos con anécdotas y fotos de la niña (por supuesto si ella me lo permite) porque eso es lo que hacemos los padres ¿No es así?

Contra todos los pronósticos

Foto por Mark Solarski

Los audiolibros realmente no eran lo mío, tiendo a distraerme muy fácilmente y creo que mi mente es algo ruidosa, así que nunca le había dado la oportunidad a «leer» un audiolibro.

 
Continue reading

Foto por Pete Bellis

 

Catalina se levanta de la mesa lenta y sigilosamente para evitar que su madre le pida que lave los platos, mientras está de espaldas preparando café y revisando el Facebook.

 

Justo cuando cree que triunfó, su mamá dice:

 

— Te toca lavar los platos y sacar a Pancho, o ¿tú crees que tienes sirvienta?

Catalina voltea los ojos.

 

— ¡Todo yo, todo yo! Soy una adolescente abusada por su madre. ¿Sabías que te puedo denunciar por abuso al menor? Podría decir que me explotan y no me dejan ser una joven feliz y que eso afecta mi conducta, lo cual probablemente me lleve al fracaso como adulta —responde Catalina indignada y con cara de ofendida.

Continue reading

Acompáñame a leer esta triste e hipotética historia

Lena Dunham Writing GIF by Girls on HBO - Find & Share on GIPHY

 

Medium, en el último año o un poco más, se ha convertido en mi especie de «diario». Ya va. Tengo casi 30 años y los diarios me parecen ridículos (a mí, ¿OK? No los estoy juzgando). (Mentira, sí lo estoy haciendo.) Pero en ocasiones creo que tengo buenas ideas de post, historias, cuentos, etc. y, ¿adivinen dónde los escribo?

Continue reading

 

Hay unos que miden su año en kilogramos (yo, muchos), en países visitados (también yo, es decir, no viví en 2017) o como dicen en Rent (y en un post que coloqué hace algunos meses):

 

¿En días? ¿En noches? ¿En tardes? ¿En tazas de café? ¿En desayunos? ¿Pulgadas, furor, en risa o placer?

 

Pues esta vez quiero medirlo en libros, sí. Mira que según Goodreads en 2017 leí 3459 páginas en 15 libros. (No es mucho, lo sé, pero, ajá, ¿creen que no hago nada? No me respondan).

Continue reading

Acompáñame a leer esta triste historia

https://goo.gl/3bjBeJ

Recuerdo claramente todas las veces en las que mi mamá me obligaba (literalmente) a ayudar a mi papá a arreglar el carro.

 

También recuerdo claramente mi rabia. Vamos, lo que yo quería era ver MTV, estar en MSN, o en Habbo Hotel, o alguna otra actividad más divertida.

 

Siempre pensaba con mucha rabia: «no sé para qué me mandan, si yo voy a estudiar y nunca voy a necesitar esto, NUNCAAAA». Por supuesto que solo lo pensaba, si lo decía era posible recibir un chancletazo como mínimo.

Pero ahora heme aquí, más de diez años después, tratando de cambiar una llanta y…

 

ADIVINEN…

 

NO TENGO LA MAS MÍNIMA IDEA DE CÓMO HACERLO.

 

 

 

 

Continue reading

Sí, de esos que solo comen y duermen

Eva aceptó amablemente posar conmigo para esta foto.

 

Ok, ya llamé su atención. Quiero empezar dejando claro que no soy amante de los gatos, de hecho de ningún animal-mascota. Y NO tengo nada en contra de ellos, solo que pues son mucha responsabilidad. Sí, ódienme pet lovers por no ser uno de ustedes.

 

También quiero dejar claro que no creo en las vidas pasadas ni nada de eso tampoco. 🙂 Ódienme un poquito mas.

 

Lo que realmente quería expresar en este post es mi abiertamente declarada envidia hacia los gatos (con buenos dueños por supuesto). Los principales motivos ordenados de mayor a menor envidia son los siguientes:

Continue reading

Cuitas del resultado de una breve lectura

Ajá, voy a empezar aclarando que este post no tiene nada que ver con racismo ni el negro de Whatsapp ni nada de eso. Así que pueden ir calmando su ira 🙂

 

A lo que realmente me refiero es a los libros. Hace poco me regalaron un libro impreso, sí, de papel, de ese que puedes hojear, aquel que puedes oler y buscar cada vez que tienes unos minutos libres.

Continue reading

¿Qué placer le ven a hablar por teléfono?

Sorry I cannot hear you I’m kinda busy

Acto 1: Reunión con ejecutiva del Banco A.

— Te llamo entonces para darte el número de cuenta. — Me indicó la ejecutiva del Banco A al pararme de la silla.

— ¿No tienes mi correo? Me lo puedes pasar por allí. — Le respondí.

— Ah ok gracias, lo estaremos llamando entonces. — Repondió la joven ignorando mi pregunta.

 

Continue reading

Una recopilación de notas de algunos libros que he leído

Siempre he sido de los que apuestan por los libros de papel, estos que al hojearlos dejan un aroma de ambrosía que no tiene comparación. Y es que para mí ir a una librería o biblioteca es una experiencia religiosa definitivamente; hay tantas portadas que ver, tantos prólogos e historias que leer, que no me logro decidir cuál de ellas iniciar.

 

Y es por mi indecisión de qué libro elegir que he optado por anotar los títulos o tomarle fotos para luego investigar en GoodReads, en la Kindle Store, y en la tienda de Play Books y así comprar uno finalmente.

Continue reading