Sí, de esos que solo comen y duermen

Eva aceptó amablemente posar conmigo para esta foto.

 

Ok, ya llamé su atención. Quiero empezar dejando claro que no soy amante de los gatos, de hecho de ningún animal-mascota. Y NO tengo nada en contra de ellos, solo que pues son mucha responsabilidad. Sí, ódienme pet lovers por no ser uno de ustedes.

 

También quiero dejar claro que no creo en las vidas pasadas ni nada de eso tampoco. 🙂 Ódienme un poquito mas.

 

Lo que realmente quería expresar en este post es mi abiertamente declarada envidia hacia los gatos (con buenos dueños por supuesto). Los principales motivos ordenados de mayor a menor envidia son los siguientes:

  1. Duermen mucho, casi que todo el día. Vamos no se hagan los que solo necesitan 8 horas al día de sueño, no se engañen. Nunca es suficiente sueño. NUNCA. Y además durmiendo se queman calorías también, ¿ok?
  2. Cuando se despiertan es a comer y hacer popo/pipi. Sí, ellos tienen su arenita para hacer sus necesidades y luego van hacia su sitio donde tienen comida perfectamente servida por sus amos (o sus esclavos). Necesito mi arenita y mi comida lista al despertar por favor.
  3. Los cariños que reciben. Ajá, este punto es importante. Particularmente yo soy fan de eso, espero no suene raro pero saben a lo que me refiero, ¿no? ¿A quién no le gusta que le rasquen la panza? ¿O la espalda? ¿O la cabeza? Bueno a eso me refiero. Y pues no me pasa, tengo que pedirlos (mentiritas)
  4. No tienen que ser agradables, pueden tener su poker face todo el día y aún así la gente los quiere. Porque acá viene uno con su cara de ass y lo que genera es odio. Aunque no estoy seguro si me importe. (Vamos que claro que sí, ni se hagan que no les importa porque all you need is love).
  5. Son descaradamente sexys y hermosos y lo saben. Con barriga y todo. ¿Qué mas le pueden pedir a la vida?

 

Cuando tenga un gato lo llamaré Salem en honor al de Sabrina, la bruja adolescente. O también lo llamaría Noir en honor a la primera palabra en francés que aprendí. De igual forma no está en mis planes cercanos tener una mascota porque:

 

¡Estoy muy joven para ser papá!

 

En fin solo quería declararles mi envidia a todos aquellos gatos que me leen y me siguen en las redes.

 

Les dejo este hit mundial que nunca olvidaré:

 

 

Le chat est noir.

Cuitas del resultado de una breve lectura

Ajá, voy a empezar aclarando que este post no tiene nada que ver con racismo ni el negro de Whatsapp ni nada de eso. Así que pueden ir calmando su ira 🙂

 

A lo que realmente me refiero es a los libros. Hace poco me regalaron un libro impreso, sí, de papel, de ese que puedes hojear, aquel que puedes oler y buscar cada vez que tienes unos minutos libres.

Continue reading

¿Qué placer le ven a hablar por teléfono?

Sorry I cannot hear you I’m kinda busy

Acto 1: Reunión con ejecutiva del Banco A.

— Te llamo entonces para darte el número de cuenta. — Me indicó la ejecutiva del Banco A al pararme de la silla.

— ¿No tienes mi correo? Me lo puedes pasar por allí. — Le respondí.

— Ah ok gracias, lo estaremos llamando entonces. — Repondió la joven ignorando mi pregunta.

 

Continue reading

Una recopilación de notas de algunos libros que he leído

Siempre he sido de los que apuestan por los libros de papel, estos que al hojearlos dejan un aroma de ambrosía que no tiene comparación. Y es que para mí ir a una librería o biblioteca es una experiencia religiosa definitivamente; hay tantas portadas que ver, tantos prólogos e historias que leer, que no me logro decidir cuál de ellas iniciar.

 

Y es por mi indecisión de qué libro elegir que he optado por anotar los títulos o tomarle fotos para luego investigar en GoodReads, en la Kindle Store, y en la tienda de Play Books y así comprar uno finalmente.

Continue reading

¿Cómo se mide un año de ser?

 

¿En días?

¿En noches?

¿En tardes?

¿En tazas de café?

¿En desayunos?

¿Pulgadas, furor, en risa o placer?

 

Acaba de empezar mi nueva obsesión: Rent. Hace unos días asistí al musical acá en Panamá y pues quedé enamorado: *.* la música, la actuación, el escenario, el mensaje, todo, en realidad.

Continue reading

Conversaciones de gimnasio: religiones dhármicas y tatuajes

Fuente: http://yogaesmas.com/que-es-om/

 

Era un jueves normal en el gym a eso de las 7:30 de la mañana.

Uno de esos días (de esos tantos días) que no quería hacer ejercicio, pero es que bueno esta barriga no se baja sola. Cuando de pronto un señor se me acercó, en un principio pensé que quería usar la misma máquina que yo, pero no era así, solo quería preguntarme que significaba el tatuaje que tengo en la pantorrilla.

 

Mi tatuaje de OM, el que necesita retoque ASAP.

Continue reading

 

Y es que esto va así, nunca he sido de los que le gusta colorear, de hecho mi motricidad fina tiene serios problemas. Eso lo sé desde que era niño, cuando mi nivel de frustración se incrementaba cada vez que me salía de la línea.

 

Recuerdo que cuanto más me enfocaba en colorear perfectamente, más me equivocaba: vaya que era desagradable. En fin, nunca me gustó, no me consideraba creativo para esos asuntos.

 

Tanto en el colegio como en la universidad me calcaba los trabajos de mis compañeros en la asignatura de dibujo técnico. Y no, no me avergüenzo de ello. La verdad, nunca le vi sentido a esa materia —sin menospreciar a nadie, ¿eh? Estoy seguro que es solo ignorancia mía.

 

Pero fue entonces cuando en una calurosa tarde de invierno en Panamá (sí, calurosa en invierno), en donde no había brisa y había mucha humedad, con el tráfico en su mejor momento (acá las cosas que hago en el tráfico: Antología de 12 minutos de tráfico), decidí tomarme un café caliente en un sitio muy nice de esta ciudad.

 

Continue reading

Ciudad de Panamá

Ok, según Waze me faltaban doce minutos para llegar a mi destino. No tenía pasajeros en esta ocasión y el tráfico estaba ligero, así que era el momento perfecto para subir la música a todo volumen.

Y es que de pronto me encontré cantando a todo pulmón «The Cure»:

Continue reading

¡Ay si! ¡Lo Qué es del César ahora es Veggie Heart!

 

Déjenme. No es que ahora César se metió a la secta satánica que no come animales que odia a los que lo hacen y mataría por eso. No tampoco así. Pero aja ¿Por qué no darle una oportunidad? ¿Por qué no escuchar lo que los veganos/vegetarianos tienen que decir?

Tampoco quiero empezar este post con la frase cliché de que “Los animales son amigos no comida” Porque ¡Hey algunos son sabrosos eh? **No me odien por este comentario por favor** pero si quiero que escuchen, o bueno lean mi propuesta que es una de mis metas de este año (Y vamos de nuevo con lo del compromiso).

Continue reading